Enfermedades infecciosas

Herpes simplex virus

El virus herpes simplex (VHS) es un patógeno humano común que se encuentra en todo el mundo que produce una amplia variedad de enfermedades. Infecta a recién nacidos, niños y adultos, y, a los cuarenta, más del 90% de la población adulta manifiesta anticuerpos frente a este virus. La transmisión de HSV puede resultar del contacto directo con las secreciones infectadas de un hospedador sintomático o asintomático.
El virus herpes simplex se ha caracterizado en dos serotipos diferentes: el VHS-1 y HSV-2. Mientras que el HSV-1 se asocia generalmente con la infección en lengua, boca, labios, faringe y ojos; el VHS-2 se asocia principalmente con la infección genital y del recién nacido.
En enfermos crónicos (con un sistema inmunológico débil) y recién nacidos esta infección viral puede ser grave, aunque raramente es fatal. La mayoría de las infecciones por herpes no son reconocidas y son mal diagnosticadas. 

Características clínicas: La mayoría de las personas infectadas por el VHS-1 y VHS-2 no presentas signos de la infección o presentan síntomas mínimos. Cuando se manifiestan los signos, usualmente lo hacen en forma de una o más ampollas en, o alrededor de, genitales o rostro.
El herpes labial es el más común y tiene mayor incidencia durante la infancia y la adolescencia. Se transmite mediante contacto directo (por saliva) con amigos o familiares que portan el virus. La mayoría de las infecciones genitales por herpes se contraen tras mantener contacto sexual con una pareja infectada por VHS-2.
La manifestación clínica más frecuente de la infección primaria por herpes simplex tipo 1 es la faringitis y la gingivoestomatitis. Conjuntivitis, queratitis, infecciones vesiculares de piel y encefalitis son manifestaciones clínicas menos frecuentes de esta infección. Herpes simplex tipo 2 es la causa más común de úlcera genital en países desarrollados. Meningitis linfocitaria y herpes neonatal son las complicaciones más importantes de la infección por VHS- 2.

Diagnóstico:
 El virus de herpes simplex es fácilmente identificable a través de sus manifestaciones clínicas, sin embargo, los exámenes de laboratorio son necesarios para establecer un diagnóstico definitivo.
Las técnicas serológicas más empleadas son la reacción de fijación de complemento, y ELISA. La respuesta inmune es más importante en la infección primaria que en la enfermedad recidivante. La reacción cruzada entre ambos tipos de herpes hace difícil la diferenciación serológica con extractos crudos. Sin embargo, el uso de proteínas virales purificadas ha permitido el desarrollo de pruebas específicas para cada tipo. 
El diagnóstico por cultivo celular es altamente específico y sensible cuando las lesiones cutáneas están frescas, aunque no resulta tan adecuado cuando las llagas presentan un mayor grado de ulceración, en fases recurrentes o durante los periodos de latencia.
 
Tratamiento: Realmente no existe ningún tratamiento que elimine por completo del organismo la infección por VHS, ya que una vez que el virus entra en un organismo, permanecerá siempre en éste de forma inactiva con recidivas ocasionales. El uso de medicamentos antivirales es lo más utilizado durante los primeros episodios de la infección para acelerar la curación de las lesiones así como para acortar y prevenir la frecuencia y severidad de las posibles reapariciones durante el tratamiento. 
Algunos casos son relativamente leves y pueden no requerir tratamiento

Newsletter

Dese de alta en nuestro newsletter y reciba nuestras novedades y noticias en su correo